FORO LA TOJA
Josep Piqué • Expansión • 3 de octubre de 2019

Josep Piqué: "La aplicación del 155 es una hipótesis que debe estar siempre sobre la mesa"

Considera que "hay que transmitir a nuestros políticos que estén a la altura de las circunstancias", y advierte que "el mundo está muy difícil, y no hay lugar para las frivolidades ni improvisaciones".

Considera que "hay que transmitir a nuestros políticos que estén a la altura de las circunstancias", y advierte que "el mundo está muy difícil, y no hay lugar para las frivolidades ni improvisaciones".

Cada semana, la cristalización de nuevos episodios a lo largo y ancho del globo ponen en evidencia la enorme inestabilidad que sacude el tablero geopolítico. Si la semana pasada estuvo marcada por la quiebra de Thomas Cook o el impeachment a Donald Trump; en esta se superponen las tensiones entre EEUU y la UE; el 70º aniversario de la República china empañado por las protestas de Hong Kong; y, en España, el retorno de la desobediencia independentista en el segundo aniversario del 1-O.

Para el exministro de Industria, Ciencia y Tecnología y Asuntos Exteriores y exportavoz del Gobierno, Josep Piqué (Barcelona, 1955), el mundo ha entrado en una era en la que los valores occidentales "están en cuestión dentro y fuera de nuestras sociedades". Por eso considera necesaria la creación de espacios de debate como el I Foro Atlántico, que preside, y se inaugura hoy en La Toja.

¿Hay un declive del multilateralismo y de los organismos que lo sostienen?

En contra de lo que algunos preveían, que era la generalización de los valores occidentales al conjunto del planeta, estamos asistiendo a una reducción clara de la hegemonía occidental y el multilateralismo, frente a la aparición de lo que los analistas llaman un mundo Postoccidental.

¿Se acerca una recesión?

Es muy difícil decantarse sobre si estamos ante una recesión. Lo que es indiscutible es que la economía mundial está en desaceleración y que las confrontaciones tecnológicas, comerciales y el retorno al unilateralismo no van a ayudar a que esa desaceleración no se transforme en recesión. Determinadas decisiones políticas nos pueden abocar a ello.

¿Por ejemplo?

La guerra proteccionista es un magnífico ejemplo de cómo, a través de decisiones políticas, podemos empeorar gravemente las cosas.

¿Puede terminar de una forma pacífica?

Creo que hay que tener en cuenta que la pugna entre EEUU y China que, aparentemente ahora, se manifiesta en el ámbito comercial es, básicamente, tecnológica. Lo que está en juego es la potencia que pueda tener la hegemonía a nivel global a mediados del siglo XXI, que será quien tome la delantera en la revolución tecnológica. Esperemos que esa confrontación no llegue a sus últimas consecuencias, porque sería fatídica para el planeta.

¿Tendrá la UE que elegir entre EEUU y China?

Hoy Europa está en una crisis de proyecto, de liderazgo, y tiene que tomar decisiones si quiere seguir siendo relevante en este nuevo escenario bipolar. Desde el punto de vista de los valores coincidimos más con EEUU que con China, pero eso no significa subordinar nuestra posición a la de EEUU. Europa tiene condiciones para ser también una potencia global, siempre que profundice en su integración y seamos capaces de superar nuestras divisiones internas.

¿Nace débil la nueva Comisión para afrontarlo?

Creo que hay que darle un margen de confianza. Es lógico que el Parlamento Europeo reivindique también su papel y que la conformación de un Ejecutivo, nada menos que con 27 comisarios no sea fácil, pero tengo confianza en la personalidad de la nueva presidenta de la Comisión.

¿Hay riesgo de que una España en funciones se quede fuera de la toma de decisiones importantes en Europa?

Espero que no. La inestabilidad política tampoco es exclusiva de nuestro país. Pero sí que es urgente que España disponga cuanto antes de un Gobierno sólido, fuerte, coherente, que pueda ser escuchado en Europa. Italia ha pasado de 'enfant terrible' a hijo modélico en Bruselas. El cambio en Italia es una buena noticia. Y hay que tener en cuenta que esa situación que tuvimos durante un cierto tiempo de soledad del eje franco-alemán con el único apoyo de España, ahora se puede modificar, y no podemos perder las oportunidades. Eso debe acelerar la voluntad española de jugar un papel relevante, y eso sólo se consigue desde la perspectiva de la estabilidad política.

¿Ha perdido España la oportunidad de hacer reformas en estos últimos años?

Nunca es tarde para acometer reformas, aunque nos hubiera gustado empezar antes. España necesita urgentemente una reforma a fondo y consensuada del sistema educativo, fiscal, hay que abordar la sostenibilidad delsistema de pensiones... Ojalá se puedan hacer a partir del periodo político que se va a abrir tras las próximas elecciones generales. Las reformas hay que acometerlas en los momentos buenos y no esperar a que ya no se tenga más remedio.

No parece el mejor momento ahora que aparecen señales de desaceleración...

Hay un impacto claro en España de la desaceleración exterior. España es una economía muy abierta y no somos inmunes a lo que pase a nuestro alrededor. Pero en los últimos datos del Banco de España se refleja también que la ralentización se deriva del aplazamiento de decisiones de demanda interna, probablemente muy ligadas a la coyuntura política. Por lo que, si entramos en una fase de mayor certidumbre, podríamos recuperar ese dinamismo.

¿Cómo puede lograrse un desbloqueo político?

Eso lo tendrán que decir los ciudadanos el día 10 de noviembre. Espero que aprendamos todos de la experiencia, se modifiquen las actitudes y seamos capaces de formar un gobierno que tenga un respaldo mayoritario en el Parlamento. Podría haber un gobierno estable, pero cuyas políticas fueran en la dirección contraria a la que nos interesa como país. Por lo tanto, además de sólido y estable, es necesario que sea coherente.

¿Ve ahora más disposición de cara a crear una gran coalición constitucionalista?

A estas alturas creo que tenemos la obligación de transmitir a nuestros representantes políticos la necesidad de que sean responsables, que estén a la altura de las circunstancias... El mundo está muy complicado y no hay lugar para las frivolidades ni las improvisaciones.

¿Debería el Gobierno aplicar el artículo 155?

Creo que la aplicación del 155 debe ser una hipótesis que esté permanentemente encima de la mesa. En este desafío planteado por el independentismo catalán, que afortunadamente no representa al conjunto de Cataluña, hay una mayoría que está en una posición contraria a la que hay que proteger. No puede haber debate sobre el cumplimiento de la legalidad y de las reglas del juego. Y espero que quien tiene la mayor responsabilidad de formar este consenso entre las fuerzas constitucionalistas, que es quien está en el gobierno, lo tenga en cuenta.

Como empresario, de cara al Brexit, ¿cree que las empresas españolas pueden estar aplazando sus planes de contingencia por desconocer el desenlace?

Creo que, en el caso de las empresas de una cierta dimensión con relaciones habituales con Reino Unido, los planes de contingencia en general están hechos y no tendría mayor preocupación. Otra cosa es el impacto que pueda tener sobre las empresas más pequeñas.

"Queremos que el Foro La Toja sea un referente"

Hoy da comienzo, en la isla de La Toja, el I Foro La Toja - Vínculo Atlántico. Un espacio de debate político y económico que contará con la presencia del Rey Felipe VI, que abrirá las jornadas. "La democracia representativa, la economía de mercado y, en definitiva, el orden liberal internacional, están en cuestión dentro y fuera de Occidente", explica Josep Piqué, presidente del Foro, cuya aspiración es que "sea un referente internacional, conocido no sólo en España y Portugal, sino en el conjunto de Europa, y en los dos hemisferios del continente americano". A la cita también asistirán destacados empresarios, como el presidente de Inditex, Pablo Isla; el presidente de Telefónica, José María Álvarez; el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez; los expresidentes Felipe González y Mariano Rajoy; y académicos, como Steve Pinker, catedrático de Harvard.