crisis
Josep Piqué • Universidad Francisco de Vitoria • 23 de abril de 2020

Josep Piqué reflexiona sobre la naturaleza del poder en la Mesa de Análisis del Máster de Acción Política de la Universidad Francisco de Vitoria

El pasado día 23 de abril, Josep Piqué, participó en la Mesa de Análisis del Master de Acción Política de la Universidad Francisco de Vitoria, donde reflexionó sobre la naturaleza del poder y también dedicó una breve reflexión a las implicaciones que tiene la pandemia del Covid-19 a nivel económico.

El exministro de Asuntos Exteriores señaló que el confinamiento masivo de la población por la Covid-19 está suponiendo un shock de oferta, que no viene vía precio, como lo conocíamos históricamente, si no vía cantidades debido a la disminución drástica de la producción.

Durante su intervención, Josep Piqué, se centró fundamentalmente en la naturaleza del poder, definiéndolo como el ejercicio de la autoridad en cualquier ámbito, familiar, social, económico o empresarial. El poder tiene la capacidad de mandar y hacer que esos mandatos se ejecuten arti-culándolos a través de normas que hay que hacer cumplir y analizar cómo esas normas influyen en la opinión pública y en la conciencia social.

Piqué distinguió la diferencia entre el poder que se da en la empresa y en la política. En la em-presa el poder está más definido jerárquicamente, aunque matizó que cada vez es más impor-tante la buena gobernanza corporativa, para que no sólo se busque el beneficio del accionista a corto plazo, sino que incorpore el análisis a los clientes, financiadores, la sociedad en su conjun-to y los bienes públicos como el medio ambiente, los derechos laborales o la responsabilidad social corporativa.

Por otro lado señaló que el poder político, en un sistema democrático, tiene su esencia en que el soberano es el pueblo, siempre con un equilibrio interno que otorga la legislación y unas normas que impide que ninguna instancia de poder se pueda imponer sobre los demás y aplicar arbitrariedad.

El experto en geopolítica destacó que el poder sólo tiene sentido si se ejerce para que la socie-dad avance, sea más libre y más justa. Es decir, ejerciendo el poder para transformar la realidad, con un afán transformador.

En cualquier ámbito de la vida hay que saber ponerse en el lugar del otro y, en el ámbito de las relaciones internacionales, es aún más importante.