CORONA 2
Josep Piqué • Europa Press • 24 de marzo de 2020

El exministro Piqué defiende complementar la política monetaria con políticas fiscales y tributarias

En un análisis para la Universidad Internacional de Valencia, cree que un estímulo fiscal financiado con eurodeuda "sería un gran paso"

El exministro de Industria, Exteriores, de Ciencia y Tecnología y exportavoz del Gobierno, Josep Piqué, considera que hay que "complementar la política monetaria con políticas fiscales y tributarias" y de "mutualización" de nuevas emisiones de deuda específicas para combatir la crisis del coronavirus, que es "global y afecta a todos". Además, cree que un paquete de estímulo fiscal financiado con eurodeuda "sería un gran paso".

En un análisis como director del máster en Política Exterior de la Universidad Internacional de Valencia, al que ha tenido acceso Europa Press, Piqué señala que, de momento, la principal reacción en el plano económico ha sido del Banco Central Europeo (BCE) que dirige Christine Lagarde, una actuación "en dos tiempos al ver que las primeras medidas no daban el resultado adecuado".

Según añade, la Comisión ha reaccionado "muy tímidamente al principio, pero sólo puede ampliar sus márgenes de maniobra con el aval del Consejo Europeo". "El consenso intergubernamental es imprescindible y, por ahora, aún no se ha producido", sostiene.

Piqué, que ocupó varias carteras en los dos mandatos de José María Aznar, cree que "un paquete de estímulo fiscal financiado con eurodeuda sería un gran paso". Según agrega, éste es un tema que Estados Unidos o el Reino Unido "tiene resuelto".

En su análisis sobre las medidas tomadas en Europa y cómo se puede afrontar esta crisis, Piqué ve "fundamental complementar la política monetaria con políticas fiscales y tributarias" y de "mutualización" de nuevas emisiones de deuda específicas para combatir la crisis que, según recalca, "es global y afecta a todos".

En cuanto a la crisis sanitaria, el exministro argumenta que las competencias comunitarias "son sólo y eventualmente de coordinación" pero defiende que sí que puede implementarse el cierre de fronteras exteriores. "Y se ha tardado porque la máxima preocupación era evitar pasos irreversibles en el cierre de las interiores", apostilla.

PIDE UNA "COORDINACIÓN GLOBAL" DEL G20 COMO EN 2008

Además, considera que es "imprescindible" que, como sucedió en el 2008, el G20 asuma la "coordinación global de la respuesta económica". A su entender, mientras eso no se produzca, "la coordinación debe hacerse 'ad hoc' y de forma bilateral (o multilateral en el seno de la UE)". Y la sanitaria, prosigue, debe hacerse "a través de la Organización Mundial de la Salud (OMS) "a pesar de sus carencias".

En cuanto a qué economía se va a resentir más y si saldrá China o algún país reforzado, Piqué asegura que eso dependerá de la respuesta y de la duración de la crisis. Según destaca, China "ya está en camino de volver a la normalidad" pero "queda trecho", así como en otros países asiáticos, como Japón o Corea.

"Europa está, en términos generales, en la fase alta del ascenso y Estados Unidos, ligeramente por detrás. Y afectará, un poco más tarde, de manera importante a Sudamérica y a África, como se está empezando a ver", manifiesta, para reconocer que en problema en este caso es que sus sistemas sociales y sanitarios son "más deficientes" y la lucha contra el virus "va a ser más lenta y penosa".

LA ACTITUD DE CHINA

En su análisis, Piqué destaca que China está aprovechando la situación para mostrarse "amistosa y generosa", al "revés que EEUU", para "hacer olvidar su responsabilidad en los momentos iniciales del brote".

"E implícitamente, transmite la idea de que regímenes autoritarios pueden ser más eficaces a la hora de combatir las pandemias, y esa lógica es inaceptable", recalca el exministro, que cree que la salud debe ser compatible con la libertad y la democracia.

A su entender, el problema de la relación entre Europa y China (y con EEUU) es "mucho más complejo y va mucho más allá que las consecuencias de la pandemia que todo apunta a que van a ser temporales, aunque muy dolorosas para todos".